MUERAN HUMANOS: El festival de las luces

MH 1

En los 80s, era frecuente que grandes agrupaciones musicales vinieran a Lima y en cada visita tocaran más de una fecha. Charly García, Virus, Soda Stereo, Indochine, entre otros siguieron esa dinámica. Hace tiempo que esto no pasaba con una banda que valiera realmente la pena como es el caso de MUERAN HUMANOS. En noviembre pasado el dúo afincado en Berlín ofreció dos conciertos extraordinarios y ahora están rápidamente de vuelta para brindar un par de shows más para entusiasmo de sus fans locales. Tuvimos el placer de conversar con ellos y conocer un poco más acerca de sus orígenes y trayectoria.   

Entrevista: Carlos Quinto                                                Fotos: Elizabeth Aquino

SUBURBIA (S): ¿Cuando empezaron con el grupo? ¿Cómo se dio el encuentro entre ustedes?

Carmen Burguess (C): Nos conocimos en el 2002 en Buenos Aires. Cada uno tocaba en diferentes bandas, él (señalando a Tomás) en Dios y yo en Mujercitas Terror. Él se fue a Europa en el 2005 y después me fui yo. Luego nos encontramos, empezamos a vivir juntos y comenzamos a tocar, sin ningún plan muy definido.

Tomás Nochteff (T): Al principio ella hacía muchas cosas que tenían que ver con la música y otras que no también. Así que pensamos agrupar toda esa actividad bajo el nombre de Mueran Humanos.

C: De hecho el primer show de Mueran Humanos en realidad fue una instalación que se llamó El funeral del cadáver luminoso, que consistía en la réplica de un ataúd lleno de luces con una voluntaria que se quedaba durante una hora y pico adentro. Nosotros hicimos la música para eso, que eran como 4 piezas con drones, ruidos, cintas y todo ese rollo, algo bastante abstracto.

T: Había también una estructura de video que filmaba y reproducía. La instalación estaba inspirada en relatos, mitos e incluso testimonios de personas que estuvieron muertas y revivieron. Algo así como los primeros momentos después de la muerte sería, o sea un viaje hacía el otro mundo, esa era un poco la idea. Algunos elementos estaban dispuestos formando una especie de cruz y el ataúd era una especie de barco partiendo, como en la mitología egipcia.

C: Luego todo eso se fue transformando en hacer canciones y terminamos haciendo una banda de rock.

S: El nombre de la banda tiene mucho carácter, es muy desafiante. ¿Cómo así surgió?

T: El nombre venía de otra cosa que hacía antes, también extramusical, que eran cut-ups y collages con titulares de diarios.

S: A lo Burroughs…

T: Si, completamente. Hice eso durante bastante tiempo.

C: Él trabajaba como corrector en un periódico, entonces de allí tomaba los diarios.

T: En mi departamento tenía todas las paredes llenas de esos collages. Y allí fue que se me ocurrió que eso podría ser un fanzine anónimo para repartirlo por allí, sin firmarlo para que sea como una cosa rara, unas fotocopias que no se entienden. Tenía una cosa como de operación mágica, mediática. Mi idea era recibir esto y devolverlo todo destruido, aportando al caos o desarreglando un poco el discurso desde un lugar así como super individual, tipo micro guerrilla. Y cuando empezamos el grupo, ese era un nombre que yo tenía y a ella le gustaba.

C: Y yo quería ese nombre. No quería cambiarlo ni loca. Era un nombre perfecto.

T: En ese momento estábamos en Barcelona, era el año 2006 y la cultura de la ciudad era muy ñoña.

C: Todo lo ñoño estaba super de moda, como tejerle un suéter a las manzanas (risas). Era como el extremo de lo ñoño y estúpido. Esa era la onda en Barcelona cuando empezamos a tocar allí.

T: Eso me parecía una cosa muy naif. Era como todo lavado, todo color pastel y todo apelando a la supuesta profundidad de la superficialidad, que es algo que a mi me parecía doblemente pretencioso. Si voy a pecar de pretencioso, prefiero ser shakesperiano y exagerado a intentar ser superficial. Entonces, el nombre a mi me gustó porque era como un no a todo eso.

C: Era un no a todo, mala onda total (risas), como un ‘no tengo nada que ver con vos’. Así, de movida.

S: Ustedes tienen un sonido muy original. Más allá de que los puedan haber influenciado o no, ¿cuales son sus héroes musicales personales?

C: Están The Fall, Throbbing Gristle, Suicide, Marianne Faithfull, las bandas en las que tocamos antes…

T: The Cramps, Cabaret Voltaire, The Birthday Party me gusta mucho, lo primero de Nick Cave, Rowland S. Howard, The Velvet Underground, Nico, Lou Reed, Silver Apples, Royal Trux, Lydia Lunch, Faust, Can…

C: Todas cosas lindas.

MH 2

S: ¿En qué elementos encuentran inspiración a la hora de componer?

C: Puede ser en cualquier cosa la verdad. A veces la inspiración aparece sola, podés estar dormido, despierto…

S: A pesar de ser un dúo, tanto en vivo como en disco, su sonido llena todos los espacios. Sin embargo ¿alguna vez consideraron incorporar otros miembros?

C: No. Más que un comentario fugaz, o algún invitado que hubo para algún show, no. Me parece que no va a pasar eso.

T: Siempre estuvo la tentación de poner un baterista para no tener que tocar con una caja de ritmos y ya no estar pendientes de eso. Pero nunca lo tomamos en serio, nunca fue más allá de una tentación, como cuando está lloviendo y decís “como quisiera tener un paraguas”. Realmente Mueran Humanos es la química entre nosotros dos…

C: …y la vida entre nosotros dos.

T: Nosotros nunca fuimos a una sala de ensayo separada de nuestra casa. Nuestra casa siempre fue nuestro lugar de creación, están todos nuestros instrumentos allí y podemos tocar a cualquier hora, en cualquier situación, estado o momento, y eso es algo que si incluyéramos a una tercera persona lo perderíamos. Si perdiéramos eso, ya sería otra banda. La idea del baterista es porque nos ahorraría un montón de trabajo, básicamente, pero lo tendriamos que tener con un látigo también (risas).

S: ¿Es tan complicado programar la caja de ritmos?

C: Te consume tiempo, que estaría bueno usarlo para otra cosa, es todo un coñazo.

T: Es lo más anti natural para nosotros, lo que más nos cuesta hacer de todo lo que hacemos. Usar samplers incluso es mucho más placentero. Está bárbaro tocar con la caja de ritmos pero me aburre mucho programarlas. Nosotros no usamos ordenadores, que lo haría más fácil, pero no nos gustan.

S: El arte de sus discos también tiene una estética muy especial. ¿Existe un significado detrás de este aspecto que según tengo entendido lo maneja Carmen?

C: Las tapas pertenecen a una serie que yo hice agarrando 17 tapas de la revista para adolescentes Seventeen para modificarlas. A las chicas de estas tapas las horrorifiqué. Un día que nos íbamos no recuerdo adónde, estando en el aeropuerto, se nos ocurrió que la imagen más fuerte de todas ellas debía ser la tapa del primer disco. Así que la quitamos de ese contexto de Seventeen y agarramos solo el personaje. Lo mismo hicimos para la portada de “El círculo”, de “Culpable” y del sobre interno del LP, todas esas cuatro imágenes pertenecen a la serie original. Son collages digitales con muchas capas de trabajo arriba cada uno.

S: Ustedes residen en Berlín, una ciudad en la que se han gestado muchos discos extraordinarios de artistas como David Bowie o Nick Cave ¿En su caso cuanto los ha influenciado la ciudad al momento de componer?

T: Nada en absoluto.

S: ¿No hay nada mágico entonces en ese entorno?

C: No diría que no hay nada mágico en la ciudad. En su momento me pareció que había mucho de mágico y nos quisimos quedar por eso también. Pero ahora ya me tiene harta.

T: A nosotros nos cambió mucho en el sentido material. Cuando estábamos en Barcelona prácticamente no teníamos público. Nos quedamos en Berlín porque nos acogió muy bien y nos cambió un poco la vida en ese sentido. A partir de allí fue que comenzamos a editar nuestros discos.

C: Veníamos de Barcelona de todo este mal rollo que te comentábamos de la onda ‘saquito a la manzana’ (risas), y cuando fuimos a Berlín vimos que era mucho más rockero, tenía más cultura de rock, un lugar donde se entendía que la agresividad y lo punk no era una agresión personal, sino que era algo más natural.

T: Nosotros llegamos a Berlín sin plan de quedarnos y sin dinero. Nos terminamos quedando porque la banda nos obligó a quedarnos, le pasaron cosas muy buenas a la banda. Otra cosa buena que tiene Berlín es que no hay mucho star system. Por ejemplo, con la gente de Einstürzende Neubauten somos amigos y es gente con la que puedes hablar. El divismo allí no va, entonces siempre es muy horizontal la relación. A nosotros, que llegamos con una banda cantando en español que no conocía nadie, ni en Sudamérica, y sin hablar ni una palabra de alemán, nos recibieron super bien, hubo respeto desde el primer día. Allí no funciona el ‘quién sos’ sino el ‘que hacés’, el ‘a ver mostrame lo que hacés’. Buenos Aires es super “quién sos”, “quién te conoce”, “de dónde sos”. Barcelona es así también. Berlín es todo lo contrario, incluso comparado con otras capitales europeas se siente muchísimo la diferencia.

C: Es muy idiota si vas de agrandado allí. Eso me gusta.

T: Ahora, con respecto a lo de los discos, cuando uno piensa en lo mítico de Berlín está pensando en lo del 87 para atrás. El techno pasó por encima de toda esa música allí y esta quedó sobreviviendo en circuitos muy pequeños. Berlín no es una ciudad que me parezca especialmente creativa en lo que respecta a la música que a nosotros nos gusta. Quizás incluso otras partes de Alemania tienen ahora esa música, u otras partes del mundo. 

S: En el 2013, ustedes fueron la única agrupación de origen latinoamericano que tocó en el Corona Capital en México, a estas alturas considerado el mejor festival musical de Latinoamérica. ¿Cómo fue la experiencia de tocar para una audiencia tan numerosa?

C: Fue impresionante. Hubo mucha gente y muy temprano, tocamos como a las 5 de la tarde. Nos pusieron en un lugar muy bueno, en la carpa cerrada. Tocamos antes de Fuck Buttons.

T: Se portaron muy bien con nosotros. Nos trataron como si fuéramos una banda internacional reconocida. Habíamos tocado en el (Festival) Nrmal el año anterior y allí fue que nos vio uno de los del Corona, Diego Jiménez Labora. No nos dijo nada, pero habló con Txema Novelo que fue el que nos llevó a México la primera vez, uno de los dos motores de lo que era el sello Vale Vergas, hoy Estados Unidos de América Latina. Arreglamos todo a través de Txema. Una semana después del Nrmal hicimos un show en el Bahía Bar con varios amigos del sello, donde tocaron también Selma Oxor y Soledad. Él vino a vernos y tomó la decisión allí, pero tampoco se presentó. No lo conocimos hasta el día que tocamos en el Corona, se apareció al costado del escenario y nos dio la bienvenida. 

S: Ustedes son una banda que se maneja sola. ¿Cuáles creen que son las ventajas y desventajas de la autogestión?

C: Una vez hicimos un intento con una amiga que nos bookea en Australia para que ella fuera nuestra manager, pero vimos que ya estamos tan acostumbrados a manejarnos nosotros mismos que me parece que lo mejor es ser seguir así. Hace muchos años que nos movemos por nuestra cuenta, antes incluso de Mueran Humanos, con nuestras bandas anteriores. Si tuviéramos un manager tendría que ser como bastante agresivo, tendría que hacer muchas cosas que nosotros no pudiéramos hacer  y eso me parece algo muy difícil de conseguir.

T: Al principio no teníamos ninguna alternativa. Después simplemente sucedió que las gestiones las podemos hacer nosotros, no hay tanto misterio. La desventaja sería que al no ser muy agresivos no vamos a buscar mucho, pero sí logramos administrar lo que llega.

C: Tenemos un muy buen amigo nuestro que es manager de otras bandas, y vemos que insiste, que llama y si le dicen que no, vuelve a llamar y a escribir y así consigue las cosas. Nosotros no podríamos hacer eso.

T: Siempre vamos a mantener el control. Si nosotros vemos que trabajar con una persona, o lo que fuera, una empresa quizás, nos resuelve algunas cosas, lo haríamos, pero tenemos que entendernos, tiene que haber un feeling y tienen que entender que nosotros no somos un producto comercial.

S: Ustedes siempre van a tener la última palabra…

T: Claro. Nosotros, por ejemplo, hace 4 años sacamos el primer disco. No tenemos a nadie, a un manager atrás diciéndonos “dale, sacá el nuevo disco”. No le haríamos caso, pero sería una molestia para nosotros. En cambio, al estar solos, si no sacamos un disco es porque no terminamos un disco que hasta ahora nos haya conformado. Y ahora lo estamos terminando y lo vamos a sacar, ¿entendés? Tocamos cuando queremos, nadie nos dice cuándo tenemos que tocar, nadie nos dice qué tenemos que tocar, cuándo tenemos que grabar y cuándo tenemos que editar…nuestras grabaciones han sido editadas por distintos sellos…

C: …y con distintos amigos, en diferentes partes del mundo, que se involucran un poco en eso. En Colombia, o en México que tenemos a Txema…son como cosas de amistad más que de negocios.

T: Claro, muy lentamente vamos abriendo nuestras redes, porque realmente la gente que nos ha llevado a todos los países a los que hemos ido, incluso al Corona, lo ha hecho por la música, porque les fascinó, les gustó la banda; entonces ya tenemos una complicidad previa con esas personas, no están haciendo un negocio. Muy lentamente vamos construyendo una especie de red internacional con toda la gente con la que tenemos afinidad. O sea, Luis Alvarado  hace tres años que nos quería traer hasta que lo logró. Y en Rusia otra persona igual y así va funcionando. De alguna manera es mucho más lento que si tuviéramos una empresa que nos manda, que nos busca un manager o que nos pone en todos lados de un día para el otro. Esta forma es mucho más lenta, pero es más real la conexión.

S: Hace poco, estuvo por acá una banda compatriota de ustedes, Altocamet, y su cantante me comentó que ustedes eran uno de sus grupos argentinos favoritos. No sé si estarán al tanto de la escena de su país de origen, pero de ser así. ¿Con qué otros grupos se sienten hermanados al margen del estilo?

T: A mí me pasa con Nekro, me parece que lo que hace está buenísimo. Después, obviamente, Mujercitas Terror, Travesti…siempre los nombramos.

C: Yo me siento hermanada con Mujercitas Terror y con ninguna otra banda.

T: A mí me gusta Loquero también, una banda argentina de punk, Almafuerte, Charly García…Me gusta mucho la escena underground argentina de los ochentas, tipo Los Pillos, Los Corrosivos, Mimilocos, esos grupos me gustaban muchísimo…Uno Por Uno, bueno esos cuatro son los que más me gustan. Los Pillos, Mimilocos, Los Corrosivos, Todos tus Muertos al principio. Me gusta el disco de Miguel Abuelo, Nada, ese disco que grabó en Francia. Me gusta Virus, Sumo me gusta mucho, algunas cosas de Peligrosos Gorriones y un grupo de los noventas que se llama Nietos de noche.

S: Tomás, tú lanzaste el 2014 un disco solista, Pagan Easter, en formato de cassette. ¿Nos podrías contar la historia de esta grabación?

T: Fue como 2 ó 3 semanas antes de encontrarme con Carmen y hacer Mueran Humanos, no sabía que me iba a encontrar con ella todavía. Yo vivía en Londres en esa época, trabajaba en una disquería, vivía en una casa con varias personas, una casa muy antigua con un altillo. Llegó la Pascua y todos se fueron porque eran de otras partes de Inglaterra. Entonces, estando solo en la casa, lo primero que hice fue revisar el altillo, que era como el de la mansión del terror, y me puse a revolver allí. No había luz, solo tenía una vela, y encontré una porta estudio de cuatro canales a la cual le funcionaban tres. Me puse a revolver más y encontré también el transformador y luego una bolsa llena de cassettes. Entonces tenía eso: 3 días libres, 3 cuerdas en el bajo porque una se había roto y 3 pedales. Me puse a grabar y empecé a pensar en la Pascua y de dónde viene…Ishtar, Isis, de Babilonia, de los egipcios, cosas del ocultismo, las religiones matriarcales y todo eso. Entré como en un túnel y salí al otro lado con un disco hecho.

A la siguiente Pascua, ya vivía en Barcelona con Carmen y me encontré un montón de cassettes vírgenes tirados en la calle; entonces hice 10 cassettes y los repartí entre mis amigos. Y mucho tiempo después, en un sello de cassettes de Berlin que se llama Noisekölln me propusieron editarme algo y les dije “bueno, tengo esto” y lo sacaron en la Pascua de este año. La verdad yo me había olvidado que tenía ese cassette hecho; y a Carmen le había encantado e insistió mucho para que lo editara. Yo lo veía más como un experimento usando solo cierto tipo de cosas, pero bueno a ella le gustó el resultado y la verdad es que a mí también me gusta.

MH 3

S: Hace poco anunciaron en su página de Facebook la proyección en Berlín del documental “Escuchar a Dios” (Mariano Baez, 2013), sobre la banda Dios, en la que participaba Tomás. ¿Han tenido ocasión de verlo? ¿qué les ha parecido?

T: Sí, estoy contento de que se haya hecho el documental pero básicamente es la visión de una persona, del director; y bueno, yo tengo mi propia visión acerca de esos años. También es difícil que a mí me vaya a conformar…o sea son 9 años de mi vida y nadie puede resumir 9 años de tu vida de una manera que a vos te guste, que te quedés contento.

C: Yo quería ver más de la banda en vivo y mucho menos de todo lo demás que el director puso, creo que eso le falta un poco.

S: Su último lanzamiento ha sido El Círculo, un 12” que incluye “La Langosta” en el lado B, grabado para el sello inglés Vanity Case el 2013.

T: Sí, es de los que más nos gustan…nos gusta mucho.

S: Muchos esperamos ansiosos su segundo LP. ¿Cómo va su preparación?

C: Lo grabamos una vez en el estudio de un amigo en Nueva York y no nos gustó el resultado; y fue bastante traumático porque nos fuimos hasta ahí, gastamos un montón de tiempo y plata para algo que al final no usamos; entonces, decidimos aprender a grabarnos y a usar el programa y lo logramos, estamos en eso y ya tenemos demeados más o menos 8 temas.

T: Sí, está casi terminado; necesitamos una semana en un estudio para terminarlo y creo que lo vamos a hacer cuando volvamos a Berlín en enero…creo que estará para el 2015 . Estamos tocando 6 ó 7 temas del nuevo disco e incluso nuevos temas que no están allí. El nuevo disco es ya como viejo…hay temas del nuevo disco que tienen dos años ya.

C: Aprender a grabarnos fue un cambio total y estuvo bueno. Tenemos más control todavía, el control de la experimentación y del collage también y me encanta, me volvió loca esa posibilidad.

T: Así como una canción tiene que tener un extra, una grabación también. Para que la editemos tiene que tener una cuarta dimensión. Un amigo escritor, que fue una de las primeras personas a las que le gustó Mueran Humanos en Barcelona, me dijo algo que me impactó: “las canciones de ustedes son como lugares” y me quedó eso porque es una buena forma de expresar eso que quiero conseguir. No es una canción, sino un lugar en el que te metés.

C: Sí, porque si no tiene un lugar, es como solo una canción y no alcanza eso.

T: Cuando empezamos y tuvimos el nombre en el 2006, también era el momento en que empezó la grabación digital y la distribución digital. Fue un momento en el que la gente se lanzó a eso con todo y habían 80 mil millones de proyectos que sacaban 3 discos por mes, cosas así. A nosotros también eso nos influyó pero de la forma negativa, en el sentido de que no queríamos hacer eso. Si es tan fácil sacar discos, nosotros lo vamos a hacer difícil; porque no queremos que sea una cosa que ponés acá y ya te olvidás. Por eso, lo que editamos es una porción muy pequeña de lo que hacemos. Nosotros decidimos que el primer disco iba a ser físico y que iba a ser un vinilo antes de que tengamos la más mínima y remota posibilidad de lograrlo, aunque tardamos 4 años para editarlo finalmente.

S: ¿Todos sus shows en Lima tendrán el mismo repertorio?

T: No, porque tenemos un montón de temas, así que probablemente vayamos intercalando. Nuestros shows y nuestros temas en general no tienen una forma fija. Nosotros sabemos que dentro de ciertos parámetros nos vamos a mover en un tema, pero siempre dejamos un espacio para la experimentación o varios espacios dentro de casi todas las canciones.

C: Tiene que ver con que cada momento es diferente, entonces tú también tienes que tener algo diferente al tocar, sino como que te aburre. 

T: Es la forma en que componemos también.

C: Pero yo estoy recontenta. Me encanta venir a Latinoamérica, acá entienden las letras.

Más información sobre Mueran Humanos en este enlace:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s