Protistas y su álbum “Nefertiti”: Revelaciones al final de un viaje

Foto: Camila Valdés

Foto: Camila Valdés

Protistas es una banda chilena conformada por Álvaro Solar (voz principal y guitarra), Andrés Acevedo (batería y coros), Julián Salas (guitarra y coros) y Alejandro Palacios (bajo y trompeta). Son dueños de un estilo muy particular, definido por ellos mismos como “pop-salvaje”, con toques folclóricos chilenos. Su propuesta musical se ha desarrollado con gran aceptación a lo largo de cuatro producciones: EP1 (2009), Nortinas War (2010), Las Cruces (2012) y Nefertiti (2014), álbum muy celebrado en Latinoamérica, editado por el sello chileno Quemasucabeza. Suburbia conversó con Álvaro y Andrés sobre el último lanzamiento de la banda, el intenso proceso creativo, sus influencias y gustos, planes futuros y una posible presentación en Lima, que esperamos se concrete muy pronto.

Entrevista: Elizabeth Aquino

SUBURBIA (S): Nefertiti es un álbum de gran intensidad e intimidad (se nota desde la portada), que reflexiona sobre la familia, la enfermedad y la muerte. Álvaro, tenemos entendido que sufriste pérdidas familiares el año anterior al lanzamiento del disco. ¿Cómo es que situaciones tan dolorosas se cristalizan en procesos creativos y logran materializarse en canciones o en un álbum completo? ¿Podrían comentarnos cómo fue esta experiencia de trabajo?

ÁLVARO (AL): Para mí es más fácil escribir sobre las cosas que pasan alrededor mío. Siempre lo he hecho de esa forma. El año pasado me pasaron varias cosas fuertes por lo que fue natural que Nefertiti haya terminado siendo un disco cargado hacia un lado doloroso. Por otro lado, cuando murió mi padre sentí que no fui capaz de dedicarle algunas palabras póstumas el día de su funeral y aproveché, a través de la música, de corregir esa sensación de vacío que había quedado en mí. Hacer letras siempre es para mí un proceso solitario. Yo creo que suele pasar que los chicos de la banda descubren qué estoy diciendo cuando escuchan las primeras mezclas de las canciones. De cualquier forma, en el momento de escribir tenía en mente hacer letras que, si bien hablan de cosas personales, no fueran herméticas o necesariamente catárticas si no que buscaran tocar un sentimiento más universal.

S: Dejando de lado el aspecto lírico, musicalmente el álbum se construye a partir de melodías muy variadas. Escuchamos estilos musicales diversos a lo largo de los doce temas; a pesar de ello, es un disco sumamente compacto, ¿a qué creen que se deba esto?

ANDRÉS (AN): Efectivamente, en este disco quisimos abrir la mirada a diversos estilos dentro de una sola obra. Por eso, hay canciones que funcionan como puntos extremos dentro de lo que ha hecho Protistas en su carrera. Pero finalmente, somos nosotros tocando con el estilo que hemos forjado por años, son variaciones  y también experimentaciones de los recursos con los que ya contamos, y eso hace que se mantenga la unidad dentro de la diversidad en el disco. Todas nuestras canciones responden a una dinámica muy orgánica, eso es lo que las une en el tiempo. Y en todos nuestros discos, nos preocupamos de lograr una identidad para tal grupo de canciones, un proceso de sentido paulatino que se consolida sobre todo hacia el final del proceso creativo.

S: Tanto en conjunto, como individualmente, Nefertiti tiene canciones marcadamente pop, pero se siente una constante lucha creativa por ser algo más, y por evocar otros universos musicales, ¿esta es una búsqueda consciente y deseada para ustedes?

AN: Obviamente, cuando haces un tercer disco, ya tienes un piso que te permite decir “quiero hacer más de esto” o “deberíamos probar esto otro”. Es importante mantener las ideas en movimiento para no empezar a repetirte, eso sería algo muy aburrido para nosotros, llegar a un estilo seguro y no movernos de allí.

ÁL: Eso tal vez se deba a que no nos sentimos una banda de pop en el sentido más purista del término. Tenemos un pie en la música popular, sin duda, pero el otro pie está metido en aguas más turbulentas. Es sin duda una búsqueda consciente.

Protistas_Nefertiti

S: Muchos medios han señalado que Nefertiti se apropia -con buenos resultados- de paletas sonoras de bandas como Real Estate y The War on Drugs, cuyos álbumes fueron rankeados entre lo mejor del 2014. ¿Qué opinan ustedes? ¿Cuáles fueron las influencias musicales en el álbum?

AN: Por un lado, es un halago que nos comparen con proyectos contemporáneos que nos gustan y proponen ideas novedosas, pero también es delicado cuando estas comparaciones caen en reduccionismo, es decir, “Protistas son los Real Estate chilenos”, o cosas así. No es que lo hayamos escuchado exactamente de esa forma, pero nos hemos topado en varias partes con esa impresión; de repente es más fácil para los medios etiquetarte, para tratar de definir rápidamente algo que es más complejo, que es cómo nos apropiamos de sonidos foráneos, y no sólo de estos últimos años, sino de bandas más viejas, muchas ya inexistentes, y las transformamos en parte de nuestra forma de crear.  Es decir, me gustaría que tales comparaciones fueran más específicas y que no se limitaran a escuchar sólo lo que suena alrededor.

ÁL: Las ideas están en el aire y son generacionales. Siempre hay algo de influencia de bandas que nos pueden llegar a gustar, pero suele pasar que nos comparan e incluso acusan de copiarles a bandas que nunca hemos escuchado. Yo creo que es muy pobre, sobretodo cuando los comentarios vienen de la prensa especializada, comparar la música que uno hace con algún proyecto contemporáneo, pues se da a entender que ese estilo o sonido ha nacido con la banda en cuestión. Y claramente estamos en una época donde la música siempre está buscando influencias hacia atrás.

S: Totalmente de acuerdo. Y hablando de procesos más complejos, Nefertiti fue producido por ustedes, con la contribución de Pol del Sur y de Francisco Holzmann ¿cuánto aportaron ellos en el sonido final del álbum?

AN: Francisco, ingeniero de sonido, fue clave en darnos la seguridad para grabar tranquilos en Estudios del Sur, cuya tecnología es compleja, si consideramos que para este disco aprovechamos las herramientas digitales y análogas al grabar en cinta, que te brinda de primer estándar. Francisco también fue parte de la pre-producción del disco, junto a Pol, quien terminó estando en todo el proceso como productor, cerrando las mezclas, y cuya paciencia y fe en las canciones fueron clave para lograr un sonido distinto y propio, sin seguir fórmulas ganadoras ni nada así.

S: ¿Ustedes considerarían a Nefertiti como el punto cumbre de una trilogía musical, iniciada por Nortinas War (2010) y seguida por Las Cruces (2012)?

AN: Es difícil responder con certeza algo así, estando tan encima del proceso, pero ahora que lo mencionas, puede que sea una especie de cierre de un proceso, temático, musical, y un interludio, una bisagra para lo que se viene, que nuevamente irá por otros derroteros. De todas formas, Nefertiti es una obra que se justifica por sí sola.

ÁL: Quiero pensar que es así.

S: Volviendo sobre los temas, estos suelen ser muy narrativos y, a la vez, generan sensaciones e imágenes claras e insistentes. Se siente una influencia literaria poderosa, expresada en el espíritu surrealista de la narración y en guiños de ciencia ficción, por ejemplo en “Ojos favoritos”. Además, adoptan el punto de vista de la primera persona en varios temas, especial y notoriamente en “Nefertiti”. ¿Cuáles son sus referencias en este aspecto?

ÁL: Somos personas lectoras. Vemos películas. Participamos de un grupo de amigos donde se hacen otras cosas artísticas además de la música y esta dinámica influencia las cosas que hacemos. Para mí la música es una forma de narración. Inclusive cuando es una canción sin letras, los compositores buscan un universo estético que relate una emoción o un paisaje.

S: El orden de los temas en el álbum nos propone un constante oscilar entre la oscuridad y la luz, entre desesperación y cierta esperanza o tranquilidad, que termina desembocando en una sensación luminosa y festiva general, ¿fue algo que se propusieron? ¿Las variaciones en percusión y el uso de diversos instrumentos parecen contribuir a esta sensación?

AN: En cuanto a la estructura del disco, en cierta forma, pensamos un poco cómo sería la experiencia en vivo; es decir, articulamos las canciones como si se tratara de un show, donde trabajamos justamente lo que mencionas, contrastes fuertes, para llegar a un remate final. Pero tratándose de un disco, sabes que ese orden es definitivo, entonces yo creo que el orden también se ajusta más a la noción de viaje, donde hay un viajero que se enfrenta a experiencias desconocidas, pero placenteras y seductoras, y que termina siendo otro al final del recorrido. Tú tienes que generar un recorrido preciso por las habitaciones necesarias para que, al final, la sensación sea reveladora.

Foto: Camila Valdés

Foto: Camila Valdés

S: En el tema “Nefertiti” (uno de mis favoritos en el álbum), el sujeto/personaje se pregunta “¿a dónde van los recuerdos cuando ya no queda nadie?”. En ese sentido, ¿ustedes, como banda, finalmente lograron entender un poco este misterio? ¿Podrían decir que, tal vez, han materializado esa búsqueda en el álbum?

AN: Creo que la noción de la muerte nos hace más honestos y humildes. Y en esa canción, lo que se ha logrado, entre todos los músicos de Protistas, es cristalizar recuerdos que, de otra forma, desaparecerían, pues nadie podría contarlos. Esa canción es perfectamente juglaresca, tiene la función de contar las historias que merecen ser recordadas de una generación a otra, y es una canción que podrás escucharla cincuenta años más tarde, y mantendrá vivos aquellos recuerdos, y de esa forma, a sus protagonistas.

S: La importancia de la memoria en el arte…Cambiando de tema, ¿están al corriente de la escena indie latinoamericana? ¿con qué bandas de la región sienten alguna afinidad musical o de estilo?

ÁL: Algo conocemos. Ya sea porque nos ha tocado compartir escenario en algún momento o porque la música que algunos proyectos hacen traspasa fronteras y llega a nuestro país. Creo que El mató un policía motorizado es una banda que siento en sintonía con lo que hacemos nosotros. También está bueno AJ Davila y Little Jesus.

S: ¿Y cuáles son los planes a futuro para la banda?

ÁL: Junto con nuestro sello, Quemasucabeza, estamos planeando salir a tocar fuera de Chile a mediados de año. Por el momento, estamos en pre-producción de un nuevo videoclip y esperando que lleguen los vinilos de Nefertiti para hacer un nuevo lanzamiento del álbum.

S: ¡Genial! ¿Dónde se van a presentar próximamente? ¿Han recibido alguna invitación para tocar en Perú?

ÁL: Estaremos tocando un par de fechas en el sur y luego unas cuantas más acá en Santiago. Se da la casualidad de que estamos iniciando conversaciones con unos amigos de Lima para cumplir el sueño de tocar pronto ahí.

 

 

 

Una respuesta a “Protistas y su álbum “Nefertiti”: Revelaciones al final de un viaje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s