MIKI GONZÁLEZ: “PUEDES CREER TANTAS VECES”

MIKI PRINCIPALEn el proceso de recuperación de los discos más destacados del rock peruano, una de las tareas pendientes era sin duda la reedición de los tres primeros LPs de Miki González, todos ellos grabados y editados durante la segunda mitad de los 80s, en admirable sucesión. Tras un buen tiempo afinando todos los detalles pertinentes, el sello A Tutiplén Records ha logrado cumplir con la asignatura, poniendo en circulación hace unas semanas Puedes Creer Tantas Veces, un impecable box set que contiene esos añorados tres álbumes por primera vez en formato CD, respetando las carátulas originales y, como debería ser regla, con el sonido debidamente remasterizado. En esta nota, haremos un repaso de lo que significó esta primera etapa de la carrera solista del cantautor y evocaremos además los aspectos más resaltantes de cada uno de los tres discos agrupados en este imprescindible lanzamiento.

Por: Carlos Quinto

1985. Un año de transición en varios sentidos. En las radios masivas locales, las fórmulas se construían todavía siguiendo los dictados del ranking ‘Billboard’, pero ya para entonces el rock en castellano comenzaba a hacerse de un lugar en esos espacios. En lo que se refiere al rock nacional concretamente, el año anterior el tema “La Nave Blanca”, con la remozada formación de Frágil, había logrado ubicarse como la décimo segunda canción más popular en el tradicional conteo anual de “La Más Más” de Radio Panamericana, superando incluso a “Nos siguen pegando abajo” de Charly García, que también logró un puesto en la mencionada lista. De otro lado, el movimiento “subterráneo” comenzaba a extender su campo de acción con los primeros conciertos en la sede del miraflorino Parque Salazar. En ese contexto especial de creatividad en ebullición, Miki González irrumpió en escena con “Dímelo, Dímelo”, su pegadiza carta de presentación como solista. Su sencillo pero efectivo video clip (la herramienta de promoción por excelencia de la década en cuestión, para entonces poco utilizada por los actos locales) permitió incrementar exponencialmente su impacto popular. De hecho, no creo equivocarme al afirmar que la canción comenzó a rotar primero en TV antes que en las propias radios. Sea como fuere, ese video nos permitió conocer el formato inusual de guitarra, bajo y cajón (más bases programadas) que manejaba Miki en aquel período. La letra de la canción fue otro punto a favor, pues retrataba situaciones con las que cualquier adolescente o joven de la época podía identificarse. Tanto así que sus líneas conservan todavía vigencia. Y es que algunas cosas parecen no haber cambiado mucho desde entonces.

Miki primera formacionEl éxito del tema fue inmediato, lo que le permitió a Miki ser convocado en el mes de julio para presentarse en el Auditorio de la Feria del Hogar. Fue allí en donde coincidió con Charly García, quien llegó para presentarse durante algunas fechas en el Gran Estelar. El encuentro fue trascendental, pues sirvió de punto de partida para la posterior participación del ídolo argentino en el que sería el primer LP del González solista, Puedes ser tú (EMI-Discos Hispanos del Perú, 1986), cuya grabación culminaría al año siguiente en Buenos Aires, un disco con varias colaboraciones estelares. Los Abuelos de la Nada habían visitado Lima a fines de 1985, por lo que no fue sorpresa que tres de sus miembros acabaran participando también en sus sesiones. Esa más que interesante interacción binacional de músicos continuaría, con algunos cambios, en el segundo LP del crédito local, el muy propalado Tantas Veces (CBS, 1987), con el que Miki cimentaría su popularidad gracias a cortes como “Vamos a Tocache” y “Lola”, ambos igualmente promocionados con sus respectivos videos. Un álbum con un sonido mucho más pulido, debido entre otros aspectos a la colaboración de Sebastian Schön y “Cachorro” López, este último un reconocido experto en el rubro de la producción musical. El recorrido de Miki en esta década culminaría con Nunca les creí (DIN, 1989), lanzado en plena época de hiperinflación, disco en el que simplifica su sonido, haciéndolo más directo y contundente, al tiempo que retoma la fascinación por el blues de sus inicios musicales, añadiendo además otros ritmos como el panalivio, el festejo y el landó a su imaginario, dando cuenta del eclecticismo que siempre lo ha caracterizado.

Miki 1987La repercusión que obtuvo González con estos tres discos en el ámbito local fue definitivamente auspiciosa. En el campo mediático, pocos artistas nacionales colocaron tantos hits radiales como lo hizo él durante esos años, siendo más destacable todavía que lo haya hecho con canciones de encomiable nivel artístico. Es importante apuntar también que, aunque se movió en el circuito oficial, Miki mantuvo durante este período puntos de conexión con la escena “subte”, lo que resulta evidente considerando que dos de los miembros de su banda provenían de bandas como Narcosis y Eructo Maldonado. Solo quizás en el caso de JAS, cuya formación más conocida contó con Joni Chiappe (Voz Propia) y Coco Cortez (Mazo) en sus filas, se presentó también ese curioso intercambio. No solo eso, por su estudio de grabación pasaron muchas bandas de la época para registrar su material, sirviendo como punto de encuentro para las mismas. Finalmente, su importancia en nuestra escena queda también reflejada en el hecho de que, como bien lo apuntó en su momento el DJ Javier Lishner, al finalizar los 80s González se había convertido en el único rockero nacional que consiguió editar tres álbumes en el curso de esa década. Un hecho que, aunque anecdótico, no se debería soslayar, pues da cuenta del gran momento creativo que atravesó por esos años, así como del profesionalismo con el que siempre ha encarado su trabajo. Este box set, para cuya elaboración se ha contado con las cintas originales, las cuales han sido remasterizadas por el prestigioso Rick Essig en New Jersey, y que contiene además un interesantísimo booklet en el que el propio Miki rememora las circunstancias que rodearon la creación de cada una de las canciones de estos álbumes, resulta indispensable tanto para los ya familiarizados con su obra como para quienes podrán ahora descubrir y disfrutar de los tres discos que lo colocaron como uno de los artistas más relevantes de nuestra historia musical. Ni más ni menos.

PUEDES CREER TANTAS VECES: DISCO POR DISCO

022_Miki_Gonzalez_Puedes_ser_tuPUEDES SER TÚ (EMI-Discos Hispanos del Perú, 1986)

Tras varios años explorando y desarrollando estilos y sonidos tan diversos como el blues, el jazz, y la música afro-peruana, al frente de grupos como Los Chonducos y Oba Meboto, Miki González comenzaría su etapa como solista dando el viraje hacia el rock tras quedar deslumbrado en un concierto de los legendarios Devo. Precisamente, la influencia del combo de Ohio se deja apreciar en la popular “Dímelo, Dímelo”, tanto en sus pasajes instrumentales como en los movimientos robóticos que tanto Miki como Filomeno “Meno” Ballumbrosio y Eduardo Freire (quizás el mejor bajista peruano de su generación, también miembro de Danai & Pateando Latas) desplegaban en el correspondiente video, así como en el uso de la Drumulator (una máquina de ritmos y percusión electrónica). Grabado en su propio estudio y completado en Moebio (el mismo donde se registró el Nada Personal de Soda Stereo), el disco contó con la colaboración de varias estrellas de la escena rockera argentina como Miguel Abuelo, Dani Melingo y Andrés Calamaro (Abuelos de la Nada), Pipo Cipolatti (Los Twist) y el mismísimo Charly García. La guitarra funky, la rítmica hip hop y el rapeo de “Fatiga”, el ensoñador zapateo en clave dub de “Brian Meno” y la incursión en la ‘chicha’ con “Chapi García” muestran el amplio rango de estilos que encierra este álbum debut, para muchos desde el punto de vista compositivo el mejor de su trayectoria. Temáticamente, se trata de su disco más político, como lo demuestran cortes del calibre de “¿Donde están?”, “Puedes ser tú” y “Peligro” (compuesta por Freire), tres viñetas que ilustran a la perfección la realidad de esos años de terrorismo, ‘rochabuses’, represión, toque de queda y narcotráfico. Es quizás esa crudeza lírica la que impidió que sus temas fueran programados en las radios locales (con la excepción de “Dímelo, Dímelo”, aunque esta fue un éxito mucho antes del lanzamiento del LP). Tan solo “Ya no aguanto” alcanzó rotación en algunas emisoras, aunque al final se haría más conocida por su video, protagonizado por la recordada Marilda Castro y Baldomero Cáceres, en el que Miki luce ya el ‘look’ dark que acabaría prefigurando la estética y el sonido de su siguiente álbum.

Tantas VecesTANTAS VECES (CBS, 1987)

A la alineación del primer LP se suman “Wicho” García (Narcosis) en teclados y “Pelo” Madueño (Eructo Maldonado) en batería. Registrado en los Estudios Avalos de Lima y Panda de Buenos Aires y mezclado por el reputado ingeniero de sonido Mariano López (Virus, Spinetta, Soda Stereo), Tantas Veces se ubica sónicamente como el disco mejor logrado de la trilogía. El apoyo de “Cachorro” López y Sebastián Schön (ambos por entonces miembros de Zas, la banda de Miguel Mateos) en las labores de producción, tal como se les reconoce en los créditos, jugó parte importante en este logro. Estamos también frente a su LP más exitoso del período, con cuatro de sus temas ampliamente difundidos. Del repertorio exhibido, los estupendos riffs de guitarra de “Ponte tu vestido” destacan con notoriedad. El enfoque lírico de este álbum se decanta para la ocasión por el lado más personal, lo cual queda de manifiesto en la fantástica “Tantas Veces”, cuyo inolvidable pareado “cuando el amor llega al final / en dolor se convierte”, la sitúan como la mejor canción del paquete. La reconocida influencia de The Cure (“en esa época yo me creía Robert Smith” declaró alguna vez el músico) se deja sentir principalmente en “Vamos a Tocache” y “Primavera Especial”, en los que pueden distinguirse, respectivamente y en distinta medida, fragmentos de “Primary” y del “Just One Kiss” de los ingleses, combinados con sus aportes propios. Los toques afro peruanos y de ska fusionados en “Lola” y los teclados surf matizados con el solo de saxo de Schön en “Moderno y decadente”, se desmarcan del post punk imperante. Los hallazgos del LP se completan con la sublime “Solo quiero”, estupenda y descarnada muestra de la muy poco explorada faceta romántica de González, que acaba rubricando este muy buen álbum, consistente y rotundo por donde se le mire.

hqdefaultNUNCA LES CREÍ (DIN, 1989)

“El nuevo disco lo vamos a tener que grabar aquí. La situación está tan jodida que no voy a poder viajar”. Así comentaba Miki en una nota publicada en la revista “As Rock” los avatares tras la preparación de su tercer disco. La hiperinflación hacía estragos en la economía nacional, por lo que su casa discográfica le negó el adelanto de regalías acostumbrado, obligándolo a grabar este disco en el Estudio Amigos de Lima con Saúl Cornejo en los controles, dejando solo la mezcla final para el estudio Panda. Para entonces, los sellos sobrevivientes del país ya habían dejado de publicar sus lanzamientos en vinilo, por lo que solo fue editado en cassette. El álbum arranca magníficamente con “Un poquito de cariño”,  cuya firmeza instrumental permite notar lo afiatada que para entonces estaba su banda, la misma del disco anterior. Aunque en el video correspondiente se puede ver a Félix Torrealva (Eructo Maldonado, El Sueño de Alí) empuñando el bajo, lo cierto es que Eduardo Freire mantuvo todavía su puesto durante las sesiones de grabación, destacando con su solidez habitual en “Llévate al gato” y “Huay Not”. El tema-título “Nunca les creí” (que en un principio se iba a llamar “Héroe Nacional”) mantiene la altura gracias a sus guitarras cristalinas y a sus perfectas armonías. La tríada de cortes más destacables de este largo se completa con “El llamado de carne”, con letra de la escritora Fortunata Barrios. Miki retoma su pasión por el blues en “No te satisfací”, dirigida por la armónica de su habitual Carlos Espinoza, cuyo saxo se convierte en el instrumento principal de canciones como “La cosa está normal” y “Es por ti”.  Finalmente, decide incluir acertadamente en el track list la festiva “A La Molina”, composición de Francisco Ballesteros que solía interpretar en sus conciertos de la época. Un cierre perfecto para la década y para una de sus más fructíferas etapas creativas. De allí en más vendrían “Chicles, cigarrillos, caramelos”, “Akundún” y otros varios éxitos, pero esa es ya otra historia.

N. de R. 1: Pueden conseguir el box set en tiendas Phantom, Puna Tienda GaleríaDiscos Eternos y Lazyitis Discos

N. de R 2: Miki González tocará con su banda el próximo 27 de julio dentro del marco del Festival “Rock and Pop” a realizarse en el C.C. Embarcadero de Barranco. Más información en este link

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s